Una mala alimentación, el estrés, el cigarrillo, y el uso indiscriminado de diversos medicamentos, son algunos factores que pueden causar gastritis en las personas, afectando así la calidad de vida del individuo.

La gastritis es la inflamación del revestimiento del estómago y puede ser aguda, cuando se presenta durante un corto periodo de tiempo, o crónica, si se prolonga durante meses o años. Esta inflamación del estómago causa, en las personas que lo padecen, dolor en la parte superior del vientre o del estómago, náuseas y, en ocasiones, vómitos.

En este sentido, las personas que padece gastritis, deben cambiar su estilo de vida diaria, así como también evitar alimentos irritantes que provocarán malas digestiones y molestias estomacales.

Entre las principales recomendaciones de los especialistas es intentar comer de manera fraccionada unas 4-5 veces al día. Además de tomar tu tiempo para comer y hacerlo lento y masticar todos los alimentos.

¿Qué alimentos hay que evitar en la dieta para la gastritis?

Lácteos: Evita los lácteos ricos en grasa como la nata, los quesos curados o la leche entera. Puede optar por la leche desnatada o semidesnatada, el queso fresco o los yogures desnatados. Si tu situación mejora puedes tomar moderadamente algún postre lácteo como las natillas o el flan.

Verduras y hortalizas: Ciertas personas pueden presentar una mala tolerancia a las verduras flatulentas, tales como: alcachofas, col, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, pimiento, pepino, cebolla y ajos o a los alimentos ácidos como el tomate. En ocasiones también puede generar molestias si se consumen crudos, si es así, cocínalos hervidos o en puré.

Frutas: Evitar las frutas poco maduras y los cítricos por su elevada acidez. Es recomendable que el consumo de frutas lo hagas en forma de fruta madura, al horno o en compota.

Pescados, carnes y huevos: Evita las carnes grasas como la ternera o el buey y los embutidos. Es por ello, pueden consumir carnes blancas como el pollo o el pavo, huevo y embutidos tipo jamón dulce, pechuga de pavo y, según la tolerancia, el pescado blanco y el jamón serrano.

Bebidas: Evitar el consumo del té, bebidas de cola, bebidas con gas o el café, que aunque sea descafeinado aumenta la secreción gástrica. Pueden sustituir estas bebidas por infusiones suaves (hinojo, melisa, hierba luisa o romero) o, consumidos con moderación, zumos no cítricos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − tres =